El secreto mejor guardado del Empordà

Foto: Playa de Garbet con la Finca de su mismo nombre a la derecha. Extraordinario!

El secreto mejor guardado del Empordà

El Empordà con su historia, su belleza paisajística, su clima, su tramontana y su gastronomía es un lugar único, incomparable, extraordinario, un “paraíso imperfecto” como lo denomina Antoni Puigverd  en su libro  “l’Empordà llibre de les meravelles”. Este paraíso proviene, según recuerda Puigverd -citando a Josep Pla-, no solo de la naturaleza en su estado primogénito, sino también del trabajo y del esfuerzo del hombre que la ha elaborado de acuerdo con sus necesidades, básicamente agrícolas.

Lejos de la masificación, el Empordà mantiene en silencio uno de sus mejores secretos y cualidades: sus viñedos. Estos nacen en la Sierra de la Albera y se extienden hasta la misma línea de costa en las proximidades del cap de Creus.

La combinación de paisajes marinos y las zonas rurales hace que el Empordà-Costa Brava se convierta en una de las regiones vitivinícolas más hermosas. Las viñas se plantan a baja altura (200 metros como máximo), están constantemente acariciadas por la suave brisa del Mediterráneo y la Tramuntana, el viento frío del norte que barre con rachas de hasta 120 km /hora e impide que reciban calor excesivo.

La D.O. Empordà es una de las Denominaciones de Origen más pequeñas de España. La superficie de vid es de alrededor de las 2.500 hectáreas. Por ello, si usted es un gourmet o simplemente un amante del vino, la DO Empordà puede no haber tenido la oportunidad de captar su atención todavía.

Con la llegada de los griegos a Empúries (siglo 5 a.C.), la zona del Empordà es probablemente el primer lugar de España donde se cultivó la viña. Desde los inicios de su producción, los vinos se venden a los mercados exteriores para su consumo. Durante la Edad Media, de la misma forma que en otras regiones vitícolas, la elaboración de los vinos del Empordà estuvo en manos de los monjes y en los monasterios. Posteriormente, durante las décadas de 1860 y 1870, con la parición de la plaga de la filoxera* en Francia, la zona del Empordà extendió el territorio de viñedos, puesto que trabajó para compensar las importantes pérdidas en la producción de vino francés.

Lamentablemente, el Empordà no es inmune a la filoxera. Al igual que muchas otras regiones de la vinificación que prosperaron durante la desaparición de su competencia, las cosechas del Empordà fueron infectadas y devastadas por la filoxera. El reinado del Empordà como principal productor de vino había concluido. Entre las dos guerras mundiales el Empordà no pudo recuperar las grandes extensiones de tierra que las vides habían ocupado.

Afortunadamente, desde las últimas décadas, con la base de las excelentes características del terreno  (suelos drenados y fértiles, piedra caliza, pizarra y arcillosa) y su climatología (tramontana, ausencia de temperaturas excesivamente altas, ausencia de heladas, …), las bodegas has sabido recuperar las variedades tradicionales más adaptadas al país (la garnacha y la cariñena) e introducir nuevas variedades locales e internacionales (Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah, Sauvignon Blanc …).

Desde los años 90 están surgiendo nuevas y pequeñas bodegas familiares dirigidas por jóvenes enólogos que están innovando y renovando los métodos de vinificación.

Estas bodegas están consiguiendo gran reconocimiento por sus excelentes y modernos tintos, posicionando la DO como una zona muy prometedora.

A pesar de que las bodegas no han recuperado todavía la totalidad de la superficie dedicada antaño a la vid, la producción vitivinícola en el Empordà crece de manera sólida. Los esfuerzos encaminados hacia vinos de calidad están dando sus frutos y los resultados son espectaculares. Un claro exponente de ello es el reconocimiento que prestigios críticos como R. Parker o Peñín hacen de los vinos del Empordà. A modo de ejemplo, merece la pena mencionar que R. Parker ha seleccionado 31 vinos en su exclusiva lista Wine Advocate Review 2009.

Qué mejor que recurrir a los clásicos, en este caso Ovidio, poeta romano del s. I a.C., para recomendar encarecidamente a que os dejéis seducir por los vinos del Empordà:

“No se desea lo que no se conoce”

Salud y vino.

One Response to “El secreto mejor guardado del Empordà”

  1. fred says:

    misbegotten@carrie.linkage” rel=”nofollow”>.…

    ñïñ!!…

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.